fbpx

Con este blog queremos ayudar a los propietarios de mascotas, mejorar la salud de sus animales domésticos y acompañarles en el difícil momento de su despedida.

Síntomas de la leucemia felina y tratamiento

Leucemia felina

La leucemia felina afecta aproximadamente a algo más de un 1 % de los gatos en España; como veremos a continuación, se trata de una enfermedad contagiosa de pronóstico muy incierto para la salud del gato. Vamos a ver qué es la leucemia felina, cómo se contagia, qué síntomas produce y cómo se puede tratar.

Qué es la leucemia felina y su esperanza de vida

La leucemia felina (FeLV) la causa un retrovirus, de la misma familia que el VIH, que está presente en todas las regiones del mundo, y que ataca al gato debilitando su sistema inmunitario. No constituye un caso de zoonosis (no puede saltar entre especies), por lo que las personas no correremos peligro si nuestro gato se infecta.

No obstante, el presagio para nuestro amigo felino no será tan positivo. El mencionado retrovirus le dejará expuesto a otras enfermedades o infecciones que, en condiciones normales, no le harían tanto daño. Se calcula que mueren entre un 80 % y un 90 % de los gatos infectados por culpa de esta enfermedad, entre 6 meses y 3 años tras haberse contagiado.

Contagio y síntomas de la leucemia felina

El contagio de la leucemia felina se produce por contacto de fluidos corporales como la saliva, la sangre o la leche materna.

Sin embargo, no todos los gatos se infectan aun habiendo entrado en contacto con el virus, ya que es posible que la inmunidad primaria del gato consiga eliminar el virus antes de que infecte su organismo.

Además, es posible que el virus entre en su organismo y no se manifieste, permaneciendo latente hasta muchos años después (al igual que ocurre con el VIH en las personas).

Si el gato finalmente resulta infectado, los síntomas de la leucemia felina comprenderán:

  • Fiebre.
  • Letargo.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida progresiva de peso.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Deterioro del pelaje.
  • Recuperación más lenta de lo normal de enfermedades corrientes.
  • Irregularidades gastrointestinales.
  • Infecciones cutáneas.
  • Infecciones respiratorias.

Adicionalmente, se calcula que un 25 % de los gatos infectados serán propensos a la anemia, y un 15 % podrían desarrollar cáncer en los linfocitos (linfoma).

Leucemia felina

Tratamiento de la leucemia felina

En un estudio clínico sobre la leucemia felina realizado en 2016 por la profesora Katrin Hartmann, de la Universidad de Múnich, se sugirió que podrían desarrollarse tratamientos antirretrovíricos similares a los que combaten el SIDA en las personas. Sin embargo, el virus FeLV no respondió a los fármacos del mismo modo, y la investigación no prosperó.

Por lo tanto, no existe todavía un tratamiento eficaz contra la leucemia felina, y solo se puede intentar mejorar la calidad de vida del gato; lo más normal es suministrar ciclos largos de antibióticos para evitar que contraiga otras enfermedades.

Actualmente, la vacuna contra la leucemia felina es la mejor forma de proteger al gato contra esta enfermedad. Es muy común que se incorpore en el calendario de vacunación en todas las CC. AA., y se administra a la edad de 6-8 semanas.

 

Gran parte de la culpa de que la leucemia felina no esté más extendida es gracias a la vacunación. No obstante, si el gato se infecta, tiene unas probabilidades muy altas de no superar la enfermedad. Por ello, en Adiós Mascota estamos preparados para brindar a tu gato la despedida que se merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si quieres, puedes compartir este artículo:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email