fbpx

Con este blog queremos ayudar a los propietarios de mascotas, mejorar la salud de sus animales domésticos y acompañarles en el difícil momento de su despedida.

Reptiles domésticos: ¿qué tipo de reptiles puedes tener en casa?

reptiles domésticos

Cuidar reptiles domésticos en casa es una afición en auge desde hace unos años. Generalmente, son mascotas tranquilas, no suelen presentar graves complicaciones de salud y los cuidados que debemos dedicarles no son complicados. Sin embargo, es necesario prestar especial atención a determinados factores fundamentales para su supervivencia. Parámetros como temperatura, grado de humedad, iluminación o el tipo de sustrato que utilicemos son vitales si queremos que nuestra mascota nos acompañe durante mucho tiempo.

Tipos de reptiles domésticos

Aunque en las tiendas especializadas podemos encontrar multitud de especies herpetológicas (anfibios y reptiles), nos centraremos en los más populares para tener en casa, los reptiles para tener en casa, reptiles domésticos.

Tortugas

Pueden ser terrestres, como la tortuga de patas rojas, la tortuga rusa o la tortuga sulcata (que puede alcanzar los 70 años de vida en cautividad) o acuáticas, como la tortuga de orejas amarillas, la tortuga mapa, la tortuga del caspio o el galápago de Florida.

En general, son animales tranquilos, fáciles de alimentar, de crecimiento lento y vidas longevas.

Ranas

Estos animales anfibios necesitan un espacio con agua para mantener hidratada su piel. Entre las especies comercializables destacan la rana arborícola verde (procedente de Australia), la rana toro (que puede llegar a los 45 centímetros de longitud) y la rana verde de ojos rojos (anfibio mexicano con una piel levemente tóxica).

Serpientes

Podemos encontrarlas de todos los tamaños, desde los 25 centímetros hasta los 10 metros de largo. Es importante tener en cuenta que algunas especies de serpientes están prohibidas, ya que pueden suponer un serio riesgo para las personas que las cuidan. En este grupo se incluyen tanto serpientes venenosas como constrictoras.

Gecos

Estos pequeños lagartos domésticos se adaptan con facilidad a la vida en cautiverio, son de pequeño tamaño, inofensivos y no demandan grandes esfuerzos para su cuidado. Estas características los hacen perfectos para que nos iniciemos en la afición a la herpetología.

Camaleones

Las especies de camaleones están entre las más delicadas que podemos cuidar, muchos de ellos hibernan y necesitan cambios anuales de temperatura que mitigamos con nuestros sistemas de calefacción. Sin embargo, el camaleón del Yemen se adapta bastante bien a la vida en casa.

Qué cuidados necesitan y en qué condiciones deben estar

Es importante que prestemos atención a los consejos que nos darán en la tienda donde compremos nuestra mascota sobre los cuidados que esta va a requerir.

De manera general, y siguiendo el orden del apartado anterior, las tortugas terrestres se alimentan de diversos tipos de vegetales y podemos mantenerlas sin dificultad en un terrario, controlando la temperatura. Las acuáticas se alimentan de insectos (o piensos comerciales, añadiendo un complejo vitamínico un par de veces por semana) y necesitan tanto espacios con agua como zonas emergidas en su terrario.

Con las ranas debemos tener más cuidado, ya que el control de la higiene del terrario y la temperatura son fundamentales. Es importante utilizar agua limpia sin cloro y desinfectar el terrario una vez al mes. Se alimentan con insectos.

En cuanto a serpientes y gecos, debemos controlar el nivel de temperatura y humedad del terrario. Cuando las serpientes son jóvenes podemos alimentarlas con insectos o crustáceos, pero cuando alcanzan cierto tamaño, tendremos que pasar a la alimentación con roedores. Los gecos se alimentan con insectos vivos, grillos, saltamontes, gusanos de la harina, etc.

El cuidado que requiere el camaleón depende de su zona de origen. Puede ser tropical, en cuyo caso debemos mantenerlo siempre por debajo de 25° C, o de zonas áridas, que aguantan mejor los cambios de temperatura. Comen insectos vivos.

 

Sea cual sea el reptil doméstico que elijamos para nuestro terrario, debemos prestar atención a su código CITES, acrónimo que hace referencia al Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre. Si su código es correcto, significa que el animal ha sido criado conforme a la ley y que no se trata de una especie en peligro. De lo contrario, podemos, sin saberlo, apoyar el comercio ilegal de animales y poner trabas a la conservación de las especies amenazadas.

2 respuestas

  1. en sus excrementos (heces) pueden contaminar todo lo que tocan, incluidos todos los objetos en su entorno, como los acuarios y los platos de alimentos. Si en su casa hay niños pequeños, considere tener otras mascotas que no sean reptiles o anfibios para su familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Tienes dudas? Escríbenos y te las resolvemos.

    Últimas entradas