fbpx

Con este blog queremos ayudar a los propietarios de mascotas, mejorar la salud de sus animales domésticos y acompañarles en el difícil momento de su despedida.

Cuáles son los síntomas del infarto en perros

Infarto en perros

Aunque el infarto de miocardio (comúnmente conocido como ataque al corazón) es mucho menos frecuente en perros que en humanos, ellos también pueden sufrirlo. Permanece atento a los síntomas, porque el infarto en perros puede afectar a más órganos que al corazón, y la muerte del animal podría ser inminente.

Qué es realmente un infarto

Se dice que un perro ha sufrido un infarto cuando alguno de sus órganos ya no funciona porque ha dejado de llegarle riego sanguíneo: hablaremos de infarto de miocardio cuando el órgano afectado sea el corazón.

La causa más común de los infartos suele ser el desplazamiento de un émbolo o coágulo por el torrente sanguíneo, es decir, un elemento que obstruye físicamente las arterias y provoca la falta de irrigación: esta falta de riego acaba necrosando los tejidos del órgano, es decir, se produce la muerte del órgano por la destrucción de sus tejidos ante la falta de sangre oxigenada.

En realidad, cualquier órgano es susceptible de sufrir un infarto, aunque los infartos de miocardio y los ictus (infartos cerebrales) sean los casos más típicos de infarto en perros.

Síntomas del infarto en perros

El ataque al corazón en perros no es frecuente, aunque los síntomas son análogos a cualquier otra complicación cardiovascular. Si detectas alguno de estos síntomas, acude rápidamente al veterinario: puede que apenas dispongas de unos minutos para salvarle la vida.

Cambio en sus movimientos y posturas

Uno de los síntomas de infarto en perros es la descoordinación. Mostrará cierta falta de equilibrio y algo de cojera (normalmente, en las patas delanteras), tenderá a postrarse más de lo normal, a adoptar posturas anómalas y a buscar lugares donde apoyar la cabeza. También podrás observar que tu perro mueve los ojos con mucha rapidez, y presenta claras muestras de desorientación.

Anomalías sistémicas

El perro podría presentar también un cuadro de vómitos y fiebre, y un aumento inusual de su frecuencia cardiaca. También se podrá observar la aparición de una coloración azulada en sus mucosas. Si además presenta convulsiones, corre al veterinario, porque podría estar sufriendo un infarto.

Muerte de perro por infarto

Un perro puede sufrir un infarto, como hemos dicho, por la aparición de émbolos o coágulos que provocan un trombo en el torrente sanguíneo. Pueden existir situaciones desencadenantes como la exposición a toxinas (plantas, alimentos o productos químicos), infecciones bacterianas (como la que causa la Angiostrongylus vasorum) o la enfermedad del gusano del corazón (Dirofilaria immitis), un parásito transmitido por la picadura de muchas especies de mosquitos.

El infarto puede ser tan fulminante en perros como en humanos. La muerte de un perro por infarto, aunque no sea una causa común de fallecimiento (salvo en razas propensas a ello, como el Bulldog inglés), es difícil de evitar, ya que dispondrás de muy poco tiempo para socorrer a tu mascota.

En cualquier caso, los accidentes cardiovasculares son fatales. Cuando llegue el momento de despedirte de tu perro, puedes contar con los servicios de Adiós Mascota: nos haremos cargo de tu situación y te ayudaremos a conservar el recuerdo de tu mejor amigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Tienes dudas? Escríbenos y te las resolvemos.

    Últimas entradas