fbpx

Con este blog queremos ayudar a los propietarios de mascotas, mejorar la salud de sus animales domésticos y acompañarles en el difícil momento de su despedida.

Ictericia en perros: síntomas y cómo podemos tratarla

Ictericia en perros

La ictericia en perros, igual que suele suceder en humanos, se caracteriza por provocar una coloración amarillenta en las mucosas y en la piel. Se manifiesta sobre todo en zonas como las encías, la lengua, a la esclerótica del ojo, los genitales o la trufa.

Qué es la ictericia en perros

La ictericia se produce por un aumento de los niveles de bilirrubina. La bilirrubina es un pigmento de color amarillento que se encuentra en la bilis, una sustancia que segrega el hígado y se almacena en la vesícula biliar, y que forma parte de los procesos digestivos.

Se produce a partir de la destrucción de la hemoglobina, otro pigmento, esta vez presente en los glóbulos rojos, y que sirve para transportar oxígeno. Cuando estos glóbulos terminan su vida, se deshacen en diferentes componentes en un proceso en el que se libera bilirrubina. Se trata de una especie de proceso de reciclaje del organismo. Sin embargo, cuando hay un excesivo nivel de bilirrubina, podemos hablar de ictericia.

Cómo detectar si tu perro tiene ictericia: estos son los síntomas

Teniendo más claro qué es la ictericia en perros, el siguiente punto es saber distinguir los síntomas clínicos para acudir cuanto antes al veterinario. Además de la piel amarilla en perros, pueden darse los siguientes signos:

  • Anorexia y apatía.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor abdominal.
  • Estado de confusión.
  • Vómitos y diarrea.
  • Polidipsia y poliuria (aumento del consumo de agua y de la micción).
  • Orina y heces de color anaranjado.

Ictericia en perros

Posibles causas de la ictericia en perros

El aumento de los niveles de bilirrubina puede estar provocado por diversas patologías, ya que en realidad es un síntoma de una enfermedad subyacente.

La ictericia en perros puede estar causada por una anemia hemofílica, en la que el organismo destruye grandes cantidades de glóbulos rojos, lo que liberaría la bilirrubina.

También puede deberse a un problema hepático, en el que un mal funcionamiento del hígado puede hacer que la bilis se acumule en los tejidos y la sangre.

Existen causas de origen obstructivo, que impiden que el hígado excrete la bilis con normalidad, por lo que se produce una acumulación en dicho órgano y en la sangre. La obstrucción suele darse en casos de pancreatitis, enteritis, estenosis, cálculos en la vesícula o roturas en los conductos biliares.

Para hacer un diagnóstico, el veterinario realizará las pruebas que considere en función de los síntomas que presente el perro. Las más habituales son análisis de sangre y de orina, cultivo, TAC, radiografía y erogaría abdominal y punción o biopsia.

Cómo se trata la ictericia en perros

El tratamiento de la ictericia en perros depende de la causa que la haya originado. Como decíamos, la ictericia es un síntoma, por lo que no existe un medicamento que cure este exceso de bilirrubina.

En el diagnóstico es debe establecer cuál es el problema desencadenante y dependiendo de la causa puede tratarse o no. Por ejemplo, si la causa es una babesiosis, un parásito que ataca a los glóbulos rojos, puede solucionarse con medicación. Pero si se trata de una insuficiencia hepática crónica, será necesario una pauta de tratamientos de por vida. Cuando, lamentablemente, no se pudiese llegar a tiempo, en Adiós Mascota te podemos brindar todo el apoyo para la despedida más amorosa.

Si te estás preguntando por qué mi perro está amarillo, lo aconsejable es que acudas cuanto antes con un veterinario, porque la ictericia puede tener pronósticos muy variados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si quieres, puedes compartir este artículo:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email